image image image image
Archbishop Coakley’s Statement on Return of Stolen Host to the Catholic Church

 

OKLAHOMA CITY (Aug. 21, 2014) – Archbishop Coakley announced Thursday that the consecrated Host at the center of a lawsuit filed in Oklahoma County District Court has been returned.

 An attorney representing the head of the satanic group presented the Host to a Catholic priest Thursday afternoon. The lawsuit sought return of the Host following multiple public statements by the head of the local satanic group that they planned to defile and desecrate the consecrated Host during a satanic ‘black mass’ scheduled next month in Oklahoma City.

 With the return of the Host and an accompanying signed statement from the satanic group leader that the group no longer possesses a consecrated Host, nor will they use a consecrated Host in their rituals, the archbishop agreed to dismiss the lawsuit with prejudice.

Read the Full Story

Archbishop Coakley's call for prayer and penance

 

Archbishop Coakley is calling on all Catholics of the Archdiocese of Oklahoma City to counteract the upcoming challenge to faith and decency through prayer and penance.

He has asked that the Prayer to St. Michael the Archangel be included at the conclusion of every Mass through the Feast of the Archangels on Sept. 29.  He invites all Catholics to pray daily for divine protection through the intercession of this heavenly patron who once defeated Lucifer in his rebellion against the Almighty and who stands ready to assist us in this hour of need.

Secondly, the archbishop has asked that each parish conduct a Eucharistic Holy Hour with Benediction to honor Christ’s Real Presence in the Holy Eucharist before Sept. 21.

Read the Full Story

Official Assignments

Effective September 2
Associate Pastors


Read the Full Story
City of Oklahoma City Contact Information

Mayor Mick Cornett
200 N. Walker Ave., 3rd Floor
OKC, OK, USA 73102
(405) 297-2424
Fax (405) 297-3759
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it
Steve Hill, Chief of Staff
Karen Fox, Executive Assistant 

Office of City Manager Jim Couch
200 N. Walker Ave., 3rd Floor
OKC, OK, USA 73102
(405) 297-2345
Fax (405) 297-2570
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Read the Full Story

Videos

 

Watch the transitional diaconate ordination of: Lance Warren, Danny Grover and Aaron Foshee. The ordination was June 7 at the Cathedral of Our Lady of Perpetual Help in Oklahoma City.

 

Podcasts

A Very Effective Evangelist in a Very Tough PlacePodcast
by Sooner Catholic
Earlier this year, Deacon Roy Forsythe stopped in the Office of New Evangelization to inquire about opportunities for evangelizing prisoners at the county jail where he ministers. He indicated that he has about 10 minutes of one-on-one time with each prisoner, and sometimes there can be 40 men waiting to see him on a given day. With only ten minutes, he doesn’t waste time--he goes for the sale. He then made his sales pitch to me, and I was so impressed that I thought perhaps it might be helpful to others to encounter his method. It is outstanding. Beginning from here, Deacon Forsythe has had the opportunity to bring many prisoners into full communion with Jesus Christ in the Catholic Church. Have a listen, and ponder how you might adapt the same content when you are having dinner with a friend, a chat with a teen, or a conversation with a co-worker. Perhaps more to the point, how could such a sales pitch be built into various ministry contexts with people who need to take a step forward with Jesus? If it can work in a jail, where else can it work?
Date: 5/5/14
Click to Listen
Click for other Podcasts
 
JESUS CHRIST IS LORD!

Archbishop Paul S. Coakley

 In my last two columns I wrote about the so-called “black mass” that has been scheduled at our Civic Center in Oklahoma City. I do not want to write about it again. A quick scan of the alarming threats to peace and stability around the world might make all the attention we are focusing on this “black mass” seem incredibly myopic. 

We have all seen the troubling images and heard the alarming reports. The accounts of Christians being beheaded and crucified by ISIS in Iraq are raising concerns about genocide. Christians have now been expelled from the city of Mosul in northern Iraq where they had lived peacefully for more than 1,500 years. 

The simmering kettle of unrest throughout the Middle East seems ready to boil over with unthinkable consequences. Civil war in Syria rages on. Hundreds of thousands of persons have been displaced, flooding neighboring countries with refugees and creating a humanitarian disaster in the region.

The seemingly endless conflict between Israelis and Palestinians has flared up again in Gaza, leading to tragic losses of life on both sides of the militarized border. By far, the great majority of victims in this savage conflict have been innocent civilians, especially women and children.

Troubling news of civil war in Ukraine and high stakes saber rattling are raising the specter of the renewal of Cold War hostilities between East and West.

Tens of thousands of children, driven from their homes in Central America by violence and fear, have made the perilous journey to our borders where they seek safety and security.

Closer to home we are witnessing a rapid erosion of our religious liberties and the gradual, but relentless, efforts to marginalize religious institutions to prevent them from assuming their proper place in civil society: serving the poor and marginalized, caring for the sick, and so much more. Marriage, historically recognized as the bedrock of family and society, is being redefined by our civil courts, so as to render the term itself meaningless. 

Where does it end? We are witnessing massive social and civil unrest around the globe. I am citing this catalogue of dangers not to alarm, but only to point out that this is the context in which we ought to understand what is taking place with the unexpected intrusion of this “black mass” threat in our community. 

Perhaps the silver lining presented by this sacrilegious act (if there can be one) is that it will be a wake-up call. Perhaps it will serve as a reminder that behind many of the alarming threats to our human family, our nation and our own lives, lurks something more insidious than ignorance, human weakness or even political or ideological differences.

St. Paul reminds us, “For our struggle is not with flesh and blood but with the principalities, with the powers, with the world rulers of this present darkness, with the evil spirits in the heavens” (Eph 6:10). Why is it that even in the Church we rarely speak of such things? This is an integral part of our faith. Jesus Christ has come to disarm these principalities and powers, to conquer Satan and to claim victory through the power of his Cross and Resurrection. He calls us to repent of our sins and to believe in his victory.

As people of faith we do not lose heart, or lose hope. Christ has conquered. We conquer in Christ! “Finally, draw your strength from the Lord and from his mighty power. Put on the armor of God so that you may be able to stand firm against the tactics of the devil” (Eph 6:10,11).

Let’s not give the devil more credit than he deserves.  Jesus Christ is Lord!

 

 
¡JESUCRISTO ES SEÑOR!

¡JESUCRISTO ES SEÑOR!

Arzobispo Pablo S. Coakley

En mis últimas dos columnas escribí acerca de la llamada "misa negra" que se ha programado para nuestro Centro Cívico en la Ciudad de Oklahoma. No quiero escribir sobre eso de nuevo. Un rápido vistazo a las alarmantes amenazas a la paz y estabilidad en todo el mundo podría hacer que toda la atención centrada en esta "misa negra" parezca increíblemente miope.

Todos hemos visto las imágenes inquietantes y escuchado los informes alarmantes. Los relatos de cristianos siendo decapitados y crucificados por ISIS* en Irak despiertan las preocupaciones sobre genocidio. Cristianos han sido expulsados ​​de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, donde habían vivido en paz por más de 1500 años.

El hervidor de los disturbios en todo Oriente Medio parece estar listo para desbordarse con consecuencias inimaginables. La guerra civil en Siria continúa. Cientos de miles de personas han sido desplazadas inundando a los países vecinos con refugiados creando un desastre humanitario en la región.

El interminable conflicto entre israelitas y palestinos ha vuelto a estallar en Gaza llevando a trágicas pérdidas de vidas en ambos lados de la frontera militarizada. Por mucho, la gran mayoría de las víctimas en este salvaje conflicto han sido civiles inocentes, especialmente mujeres y niños.

Noticias preocupantes de la guerra civil en Ucrania y diversas amenazas están planteando la posibilidad de que se reanudan las hostilidades de la Guerra Fría entre el Este y el Oeste.

Decenas de miles de niños, expulsados ​​de sus hogares en Centroamérica por la violencia y el miedo, han hecho el peligroso viaje a nuestras fronteras donde buscan protección y seguridad.

Aquí en casa estamos observando una rápida erosión de nuestras libertades religiosas y los esfuerzos graduales pero implacables de marginar las instituciones religiosas para evitar que ellas asuman su lugar apropiado en la sociedad civil: servir a los pobres y marginados, el cuidado de los enfermos y mucho más. El matrimonio, históricamente reconocido como el fundamento de la familia y la sociedad, se está redefiniendo por nuestros tribunales civiles con el fin de hacer que el término en sí mismo carezca de sentido.

¿Dónde terminará? Estamos siendo testigos de un masivo descontento social y civil en todo el planeta. Cito este catálogo de peligros no para alarmar, sino para señalar que este es el contexto en el que debemos entender lo que está ocurriendo con la intrusión inesperada de esta amenaza de una "misa negra" en nuestra comunidad.

Quizás el lado positivo presentado por este acto sacrílego (si puede haber uno) es que va a ser una llamada de atención. Tal vez sirva como un recordatorio de que detrás de muchas de las amenazas alarmantes a nuestra familia humana, nuestra nación y nuestra propia vida se esconde algo más insidioso que la ignorancia, la debilidad humana o incluso diferencias políticas o ideológicas. San Pablo nos recuerda: "Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con su energía y su fuerza. Lleven con ustedes todas las armas de Dios para que puedan resistir las maniobras del diablo. Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba. Porque nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino contra los principados, contra potestades, con los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos en los cielos". (Efesios 6:10-11).

¿Por qué es que incluso en la Iglesia rara vez hablamos de estas cosas? Esta es una parte integral de nuestra fe. Jesucristo ha venido para desarmar a estos principados y potestades, para conquistar a Satanás y para reclamar la victoria a través del poder de su Cruz y Resurrección. Él nos llama a arrepentirnos de nuestros pecados y creer en su victoria.

Como personas de fe no nos desanimemos, o perdamos la esperanza. Cristo ha vencido. ¡Triunfamos en Cristo! "Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas. Tomen la verdad como cinturón y la justicia como coraza; estén bien calzados, listos para propagar el Evangelio de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio. Por último, usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios. Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu." (Efesios 6: 13-18).

No le demos al diablo más crédito del que merece. ¡Jesucristo es Señor!

Nota del Traductor: ISIS*, El Estado Islámico de Irak y el Levante, es conocido como EIIL por sus siglas en español, e ISIL o ISIS por sus siglas en inglés y llamado oficialmente según sus propios integrantes como Estado Islámico. En esta columna usamos las siglas del inglés.

 

 

 

 

Escuelas Católicas: Comunidades de fe, conocimiento y servicio

Amo a nuestras Escuelas Católicas. Me hacen sentir orgullosos de esta Arquidiócesis. Cada año espero con interés la oportunidad de visitar a cada una de nuestras escuelas. En esta edición del Sooner Catholic queremos compartir algunas de las razones por las que estamos tan orgullosos de nuestras escuelas. En anticipación de la Semana de las Escuelas Católicas (26 de enero al 1 de febrero) se encuentra un suplemento especial en las páginas que siguen celebrando nuestras Escuelas Católicas como Comunidades de Fe, Conocimientos y Servicio. Esta celebración anual ofrece una oportunidad para afirmar, promover y renovar nuestro compromiso con la misión importante de la educación Católica.

La Iglesia en Estados Unidos ha sido bendecida con la red más fuerte de Escuelas Católicas de cualquier parte del mundo. Además de las muchas finas escuelas fundadas y atendidas por las congregaciones religiosas, nuestro sistema nacional de escuelas parroquiales Arquidiocesanas y Diocesanas no tiene igual.

Las Escuelas Católicas son una parte muy importante de la historia de la Iglesia en los Estados Unidos. De manera significativa, la primera santa nacida en Estados Unidos, Sta. Elizabeth Ann Seton, estableció la primera escuela parroquial en los Estados Unidos. Fue San Juan Neumann, el primer obispo estadounidense en ser canonizado, quien estableció el primer sistema de escuelas diocesanas y sentó las bases de un legado de educación católica que perdura hasta nuestros días.

La fuerza de nuestras Escuelas Católicas es un testimonio de la determinación y el compromiso de nuestros antepasados de entregarle la fe católica a la próxima generación. El clima cultural de la época era a menudo hostil a los católicos, especialmente los católicos inmigrantes. Reconocieron que, además de proporcionar una excelente educación para sus hijos Escuelas Católicas también proporcionan una manera para ellos para transmitir sus valores más importantes, costumbres y creencias a la siguiente generación. Entonces y ahora la primera y principal misión de las Escuelas Católicas es la transmisión de la fe a través de una educación y formación integral de la persona. Las Escuelas Católicas existen para formar discípulos de Jesucristo, que están preparados para vivir su fe y cumplir su misión al servicio de la Iglesia, familia y sociedad. Buenos Católicos son buenos ciudadanos. Siempre ha sido así. Las Escuelas Católicas son insuperables como comunidades de fe, conocimientos y servicio a los demás.

Nunca ha sido fácil el mantener a nuestras Escuelas Católicas. Han florecido gracias al compromiso compartido de padres, congregaciones religiosas de hombres y mujeres y, por supuesto, párrocos y feligreses. En años posteriores, los profesores y personal no docente laical han contribuido con su enorme energía y talento. Todos compartían la convicción de que el sacrificio por las Escuelas Católicas vale la pena. Son una buena inversión. La educación católica ofrece un servicio insustituible a los padres en la proveer la educación, especialmente la educación religiosa, a sus hijos.

Directa o indirectamente, todos nosotros nos beneficiamos de las Escuelas Católicas. Con el fin de garantizar que la educación Católica se encuentre disponible en nuestra arquidiócesis para las generaciones futuras tenemos que asumir nuestra responsabilidad compartida para preservar y fortalecer el legado que hemos recibido de aquellos que vinieron antes que nosotros. Somos los beneficiarios de los sacrificios de los demás. Y tenemos que pensar en los que vendrán después de nosotros.

No podemos dejar que los padres de los niños de las Escuelas Católicas de hoy tengan que asumir a solas el costo total de la educación católica. Para la mayoría de las familias estaría simplemente fuera de su alcance. Las Escuelas Católicas no pueden ser sólo para unos pocos privilegiados que puedan pagarlos. Nuestras Escuelas Católicas han prosperado porque los Católicos han reconocido y aceptado que lo que se requiere es un compromiso compartido y un sacrificio compartido. El futuro depende de nuestra capacidad de mantener este espíritu de mayordomía, o buena administración de nuestros bienes.

Si somos capaces de igualar la creatividad y la gestión que caracterizó la dedicación y el apoyo de las Escuelas Católicas de nuestros antepasados, entonces el futuro de la educación Católica en la Arquidiócesis de Oklahoma City será realmente brillante. Ahora es nuestro turno.