image image image image
We want your input on Catholic Schools!

 

The archdiocese's Department of Catholic Education is seeking your input regarding Catholic Schools in our archdiocese.

We would love to have your feedback and ideas even if your parish doesn't have a school.

Click here for the survey in English

Haga clic aquí para ver la encuesta en español

Read the Full Story
Catholic men’s conference to bolster faith, friendship

To register: www.catholicmen.net

By Ted King

A big event for Catholic men in Oklahoma is coming to Norman on Saturday, Feb. 28. The 19th annual In the Father’s Footsteps Oklahoma Catholic Men’s Conference, titled Forged by Grace, will be held at the Embassy Suites Hotel and Conference Center.

The main speaker will be author George Weigel, who wrote “Witness to Hope: The Biography of Pope John Paul II.” This work is considered an authoritative account of the holy pontiff’s life. It is available in 12 languages with a Chinese translation in the works. Mr. Weigel has written many books on Catholicism and is the Vatican analyst for NBC News.

Read the Full Story
Annual Rose Day to celebrate life

By Ted King

The 24th annual Rose Day will take place on Wednesday, Feb. 4, at the Oklahoma State Capitol, starting at 9:30 a.m.

Everyone who participates in this pro-life event will bring red roses for their state representatives and senators, the lieutenant governor and governor. Participants also go to the fourth floor where they visit with their legislators about enacting pro-life legislation. The red rose symbolizes the unborn.

At 11:45 a.m., a rally will be held inside the House chamber. The keynote speaker will be Melissa Ohden, who survived a botched abortion in 1977.

Read the Full Story

Oklahoma Catholic College Student Conference

REGISTER BY FEB. 15!

For young adults ages 18-25

Featuring: Dr. Marcellino D’Ambrosio & Chris Padgett

Our Lady of Guadalupe Catholic Camp

February 20-22, 2015

Read the Full Story

Videos

 

Podcasts

Archbishop Coakley shares his story of faithPodcast
by Archbishop Paul Coakley
Archbishop Paul Coakley was raised in a Catholic family. But when he went to college, his life soon went adrift. Last month our Archbishop spoke at a conference in Minnesota, where he told the very personal and compelling story of how the Lord gradually led him into a relationship with himself. (It may take a few minuets to load.)
Date: 11/5/14
Click to Listen
 
Catholic Relief Services values partnerships

Archbishop Paul S. Coakley

Each time I have had the privilege of travelling as board chairman with Catholic Relief Services to one of the 93 countries where CRS serves, I have gained a deeper appreciation of the work CRS undertakes on behalf of Catholics in the United States.

Last week (Jan. 13-16), I was part of a small delegation to Haiti that included Dr. Carolyn Woo, CRS president and CEO, and Archbishop Joseph Kurtz, president of the United States Conference of Catholic Bishops (USCCB). While there, we celebrated the 60th anniversary of our CRS presence in Haiti and marked the fifth anniversary of the devastating 2010 earthquake that left so much destruction in this already impoverished country.

My takeaway from this trip has been a deeper appreciation of one of the distinctive ways in which CRS operates around the globe. Catholic Relief Services places great value on the quality and importance of its partnerships. It is through CRS partnerships with the local Church, other Church organizations, relief and development agencies and governments that CRS is able to have its greatest impact in enhancing human dignity, responding to natural disasters, promoting peace and justice, and building sustainable mechanisms for greater food security, healthcare and economic opportunities for families and communities.

Read more
 
Catholic Relief Services valora asociaciones

Arzobispo Pablo S. Coakley

(Nota del Traductor: Catholic Relief Services, CRS por sus siglas en inglés, es la agencia oficial de la Comunidad Católica de EE.UU para ayuda humanitaria internacional.)

Cada vez que he tenido el privilegio de viajar como presidente de la junta de directores de Catholic Relief Services a uno de los 93 países en los que CRS sirve, ha crecido mi apreciación por la obra que CRS desarrolla en nombre de los católicos en los Estados Unidos.

La semana pasada (enero 13-16), formé parte de una pequeña delegación a Haití, que incluyó la Doctora Carolyn Woo, Presidenta Ejecutiva de CRS, y el Arzobispo Joseph Kurtz, Presidente de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos (USCCB). Una vez allí, se ha celebrado el 60 aniversario de la presencia de CRS en Haití y marcó el quinto aniversario del devastador terremoto de 2010 que dejó tanta destrucción en este país ya empobrecido.

Read more
 

Escuelas Católicas: Comunidades de fe, conocimiento y servicio

Amo a nuestras Escuelas Católicas. Me hacen sentir orgullosos de esta Arquidiócesis. Cada año espero con interés la oportunidad de visitar a cada una de nuestras escuelas. En esta edición del Sooner Catholic queremos compartir algunas de las razones por las que estamos tan orgullosos de nuestras escuelas. En anticipación de la Semana de las Escuelas Católicas (26 de enero al 1 de febrero) se encuentra un suplemento especial en las páginas que siguen celebrando nuestras Escuelas Católicas como Comunidades de Fe, Conocimientos y Servicio. Esta celebración anual ofrece una oportunidad para afirmar, promover y renovar nuestro compromiso con la misión importante de la educación Católica.

La Iglesia en Estados Unidos ha sido bendecida con la red más fuerte de Escuelas Católicas de cualquier parte del mundo. Además de las muchas finas escuelas fundadas y atendidas por las congregaciones religiosas, nuestro sistema nacional de escuelas parroquiales Arquidiocesanas y Diocesanas no tiene igual.

Las Escuelas Católicas son una parte muy importante de la historia de la Iglesia en los Estados Unidos. De manera significativa, la primera santa nacida en Estados Unidos, Sta. Elizabeth Ann Seton, estableció la primera escuela parroquial en los Estados Unidos. Fue San Juan Neumann, el primer obispo estadounidense en ser canonizado, quien estableció el primer sistema de escuelas diocesanas y sentó las bases de un legado de educación católica que perdura hasta nuestros días.

La fuerza de nuestras Escuelas Católicas es un testimonio de la determinación y el compromiso de nuestros antepasados de entregarle la fe católica a la próxima generación. El clima cultural de la época era a menudo hostil a los católicos, especialmente los católicos inmigrantes. Reconocieron que, además de proporcionar una excelente educación para sus hijos Escuelas Católicas también proporcionan una manera para ellos para transmitir sus valores más importantes, costumbres y creencias a la siguiente generación. Entonces y ahora la primera y principal misión de las Escuelas Católicas es la transmisión de la fe a través de una educación y formación integral de la persona. Las Escuelas Católicas existen para formar discípulos de Jesucristo, que están preparados para vivir su fe y cumplir su misión al servicio de la Iglesia, familia y sociedad. Buenos Católicos son buenos ciudadanos. Siempre ha sido así. Las Escuelas Católicas son insuperables como comunidades de fe, conocimientos y servicio a los demás.

Nunca ha sido fácil el mantener a nuestras Escuelas Católicas. Han florecido gracias al compromiso compartido de padres, congregaciones religiosas de hombres y mujeres y, por supuesto, párrocos y feligreses. En años posteriores, los profesores y personal no docente laical han contribuido con su enorme energía y talento. Todos compartían la convicción de que el sacrificio por las Escuelas Católicas vale la pena. Son una buena inversión. La educación católica ofrece un servicio insustituible a los padres en la proveer la educación, especialmente la educación religiosa, a sus hijos.

Directa o indirectamente, todos nosotros nos beneficiamos de las Escuelas Católicas. Con el fin de garantizar que la educación Católica se encuentre disponible en nuestra arquidiócesis para las generaciones futuras tenemos que asumir nuestra responsabilidad compartida para preservar y fortalecer el legado que hemos recibido de aquellos que vinieron antes que nosotros. Somos los beneficiarios de los sacrificios de los demás. Y tenemos que pensar en los que vendrán después de nosotros.

No podemos dejar que los padres de los niños de las Escuelas Católicas de hoy tengan que asumir a solas el costo total de la educación católica. Para la mayoría de las familias estaría simplemente fuera de su alcance. Las Escuelas Católicas no pueden ser sólo para unos pocos privilegiados que puedan pagarlos. Nuestras Escuelas Católicas han prosperado porque los Católicos han reconocido y aceptado que lo que se requiere es un compromiso compartido y un sacrificio compartido. El futuro depende de nuestra capacidad de mantener este espíritu de mayordomía, o buena administración de nuestros bienes.

Si somos capaces de igualar la creatividad y la gestión que caracterizó la dedicación y el apoyo de las Escuelas Católicas de nuestros antepasados, entonces el futuro de la educación Católica en la Arquidiócesis de Oklahoma City será realmente brillante. Ahora es nuestro turno.